fbpx Saltar al contenido

¿Cómo dar un SALTO CUÁNTICO en tus resultados? ¡Así es como yo lo hice!

Indice de Contenido

Dar un salto cuántico en resultados es algo simple pero a la vez muy desafiante: pasar de perder dinero consistentemente a dejar de hacerlo e incrementar el capital gradual y sistemáticamente en el tiempo.

Dar este salto es lo más difícil del mundo cuando somos traders inconsistentes. Traders que no han integrado el pensamiento del profesional y sufre caídas bruscas del capital constantemente. Traders en constante frustración que buscan y buscan sin cesar esa estrategia, técnica y mercado “ideal” para no perder más dinero.

Dar un salto cuántico NO es que pasarás de ganar $100 a ganar $1,000 en un día. Esto es otra cosa.

El salto cuántico empieza en un cambio de mentalidad, desempeño y sobre todo actitud para lograr el primer y gran resultado: dejar de perder consistentemente y empezar a ganar sistemáticamente; cosa que no hace el 90% de los traders.

El salto cuántico lo das en el momento en que te vuelves un trader consciente, disciplinado y comprometido a dar lo mejor para hacerlo funcionar.

Es aceptar cómo has creado tus resultados actuales y crear un plan de acción contundente para cambiarlos.

Mi salto cuántico inició un día en el que supe que no quería hacer otra cosa en mi vida que no fuera trader. Intenté otras cosas y me iba muy bien, pero no me hacían tan feliz como hacer trading.

Ahí lo supe. Supe que tenía que comprometerme para lograrlo y fue la primera chispa que dio paso a un cambio. De ahí en adelante todo fue surgiendo a partir de ese compromiso y esfuerzo.

Por eso quiero compartirte qué fue lo que hice para dar este salto cuántico donde pasé de perder dinero constantemente a lograr una curva de capital ascendente mes tras mes.

1. Claridad en tiempos de caos

En ese caos donde no sabes qué está pasando con tu trading ni por qué está pasando, la prioridad es obtener claridad y saber cómo has creado esos resultados. ¿Cuál ha sido tu papel en este caos? No para juzgarte sino para encontrar soluciones.

Una de las cosas que más me ayudó en su momento fue escribir qué es lo que yo quería en mi trading  y por qué.

Cuando somos novatos absorbemos y adoptamos lo que otros hacen, piensan y quieren CON SU TRADING.

Ya sea su estilo, creencias respecto al trading, forma de analizar el mercado, tácticas, indicadores, etc.

Y es entendible porque como estamos empezando, no sabemos qué queremos en realidad.

Somos como bebés explorando el mundo del trading y fascinándonos por lo que los demás dicen, piensan y hacen respecto a lo que ellos mismos han aprendido de otros y de sus experiencias.

A medida que nos empezamos a hacer una idea, vamos moldeando esos aprendizajes y eliminando esas cosas que ya no nos sirven.

Me di cuenta que tenía mucho conocimiento (demasiado) y estaba siendo contraproducente para mi proceso. Mi cabeza era una maraña de conceptos, estrategias y formas de interpretar el mercado que me abrumaba innecesariamente.

Fue entonces cuando decidí enumerar en un papel las cosas que quería en mi trading y cuál era la razón. Lo primero que se me vino a la mente fue la palabra SIMPLIFICAR. ¿Por qué? Porque mientras más simple, menos confusión, menos propensión al error y más enfoque.

Te diré cómo fue ese proceso en el que me cuestioné muchas cosas que hacía y tomé decisiones importantes que me sacaron del hueco.

  • ¿Por qué opero 5 acciones si eso me enloquece? Ok. Es momento de simplificar. Solo operaré una.
  • ¿Por qué miro 3 marcos temporales y quiero que los tres me digan simultáneamente que es momento de entrar en una operación si eso me confunde? Ok. Simplifiquemos más. Solo miraré un marco temporal para hacer mis operaciones.
  • ¿Por qué intento aplicar 3 estrategias al mismo tiempo si eso me abruma? Ok. Sigamos simplificando. Solo operaré una estrategia y me volveré realmente buena en ella.
  • ¿Por qué sigo leyendo posts, resultados y comentarios de otros traders si eso me desenfoca? ¡Qué lindo es simplificar! Desde hoy me saldré de chats y grupos, me enfocaré en lo mío.

Este es el tipo de cuestionamiento que te invito a que tengas. Ten una conversación contigo mismo y descubre qué quieres hacer (y dejar de hacer) y por qué.

Debes empezar a ser fiel a tu propio camino. La forma en cómo lo puedes lograr es reconociendo qué te trae paz, qué te abruma, qué te desenfoca, qué te distrae y qué comportamientos son nocivos para tu crecimiento.

2. Tu etapa y prioridades

Uno de los mayores y graves errores que veo en los traders principiantes es que ven a un influencer o gurú en redes ganando $10,000 dólares en una operación, se emocionan y quieren replicar lo mismo aprendiendo lo que hace.

Entran en una academia donde se les enseña cómo lograrlo a nivel de estrategia y manejo de operaciones. Hasta ahí va bien.

El punto donde se falla enormemente es pretender que tener la estrategia y el conocimiento es lo que conllevará a replicar estos resultados cuando apenas estás empezando.

Puedes tener el capital, la estrategia y el conocimiento, pero si no tienes la habilidad mental para conseguirlo de forma consistente y sostenible, no sirve para nada.

La forma más simple para ganar mucho dinero en una operación es invertir una gran cantidad del capital, lo cual también significa que la pérdida incrementará. ¡Lo difícil es cuando el trader no está acostumbrado a perder esta cantidad y sabotea sus operaciones!

El auto saboteo también ocurre cuando no ha aprendido a ver las pérdidas de forma profesional y le duele perder, lo cual lo hace susceptible a cambiar el plan, aumentar su pérdida inicial o dudar. Estos errores son típicos cuando las habilidades mentales aún no han sido desarrolladas.

Por eso conocer tu etapa actual y las prioridades de esta etapa es fundamental para lograr un progreso natural y sostenible. Veamos ahora cuáles son las tres etapas y cuál es tu prioridad en cada una.

Etapa 1: Exploración, práctica y documentación – APRENDER TRADING

En esta etapa aprendemos sobre análisis técnico, cómo funciona el trading, estilos de trading, manejo de capital, estrategias, etc. Nos formamos con un mentor o por nuestra cuenta. Luego elegimos qué es lo que queremos para nuestro trading y partimos de allí a practicar en simulado.

Tu prioridad en esta etapa es manejar tu capital tal cual lo harás en real, elegir lo que quieres probar de todo lo que aprendes (enfoque) y documentar para obtener estadística.

Puede que te hayan enseñado 5 estrategias, pero debes practicar solo una y dedicarle al menos 50 operaciones. No mezcles estrategias dentro de una misma estadística. Si te interesan 2 o 3, entonces dedícales las 50 operaciones a cada una por separado en bitácoras diferentes. Y que esto ocurra una a la vez.

La estadística es muy importante para determinar qué estrategia te brinda mejores resultados y con cuál te sientes más cómodo. Para aprender qué debes evaluar te invito a leer el artículo Bitácora de Trading.

Una vez tienes la estadística y has escogido la estrategia con la que mejor te fue, es momento de pasar a la etapa 2.

Etapa 2: Operativa en real – CONVERTIRTE EN TRADER

En esta etapa ingresas a cuenta real para replicar lo que hiciste en demo. Ya tienes la estadística con la cual apoyarte. El reto aquí es no dejar que la emoción de estar operando con dinero real sabotee tus resultados.

¿Cómo pasa esto? Cuando empiezas a perder. A partir de aquí empezamos a descarrilarnos del camino porque queremos evitar el dolor de perder.

Es entonces cuando entra en juego el entrenamiento de la mente para desarrollar el pensamiento del trading profesional. En demo no ocurre porque sabemos que estamos operando con dinero ficticio.

Tu prioridad en la etapa 2 es proteger tu capital y replicar lo mismo que hiciste en demo a nivel estratégico. Debes seguir documentando todo, desde los resultados de tus operaciones hasta cómo te estás desempeñando.

Para aprender cómo administrar correctamente tu capital, ingresa al artículo Gestión de Capital y Manejo de Riesgo para un Trading de Éxito.

En el momento en que notes que has crecido a nivel mental y emocional como trader y lo ves reflejado en tus resultados en cuenta real, es momento de pasar a la etapa 3.

Etapa 3: Capitalizar y aplicar plan de crecimiento – SER TRADER

En esta etapa ya no te esfuerzas por ser un trader profesional, LO ERES. Lo eres porque has sabido manejar el riesgo profesionalmente, has aplicado tu estrategia con disciplina y ese compromiso se ve reflejado en tus resultados.

Ya ves una curva de capital ascendente, cometes menos errores y los enfrentas de manera constructiva. Ya las emociones no interfieren en tu operativa. Es momento de llevar tu trading al siguiente nivel.

Tu prioridad en esta etapa es seguir protegiendo capital y tus ganancias obtenidas y crear un plan de crecimiento. El error del que te hablaba antes es que los traders que están en una etapa 1 tratan de hacer lo que hace un trader avanzado en etapa 3. Es imposible.

¿Ves la importancia de establecer prioridades según tu etapa y seguir un camino natural para lograr resultados?

3. Competencias técnicas y habilidades mentales

¿Qué debo aprender? ¿En qué debo enfocarme para dominar esta actividad más rápido?

La competencia técnica que es aprender a entrar y salir de operaciones, definir la estrategia, el riesgo, conocer cómo funciona el mercado y saber manejar la plataforma operativa son las habilidades técnicas que necesitarás desarrollar y lo cual representa solo el 20% del trabajo del trader. Las competencias técnicas responden al qué (¿qué hay que hacer?)

El otro 80% se encuentra en las habilidades mentales que responden al cómo (¿cómo hay que hacerlo?). Esta es la parte más difícil de hacer trading porque una cosa es tener un plan bien definido y otra ejecutarlo con disciplina.

Una cosa es ver la oportunidad de entrada en un gráfico y otra muy diferente a abrir una operación.

Esto es lo que Mark Douglas llama el gap psicológico que es el hueco que existe entre lo que sabemos y lo que practicamos. Por eso el qué, el saber, está en el 20%.

Este saber lo puedes adquirir en un fin de semana de estudio. Pero el cómo, las habilidades mentales, son las que demorarán más tiempo dependiendo de cada trader y su nivel de compromiso.

Entre las habilidades mentales más importantes que debemos desarrollar para convertirnos en buenos traders es la paciencia, la disciplina y la confianza.

La paciencia es crucial en cada una de las etapas de tu crecimiento que vimos anteriormente. Para pasar de una etapa 1 a la 2, debes ser paciente respecto a documentar y practicar tu estrategia un buen tiempo, digamos mínimo 3 meses en demo en práctica concentrada (no divagando y probando todas las técnicas y estrategias).

Lo mismo en la etapa 2 para pasar a la 3. Debes ser paciente contigo mismo ya que seguramente en esta etapa cometerás errores de tipo emocional que serán un reto para ti, pero es parte del proceso.

La disciplina es otra habilidad que se entrena a diario. Es aplicar las reglas de tu plan sin duda y también permanecer centrado a pesar de un mal desempeño o una racha de pérdidas. Es no dejarte influenciar por lo que hacen y dicen otros traders.

La confianza también es fundamental. Confianza en ti como trader, en tu estrategia y en la naturaleza probabilística del trading.

Siento confianza en mí misma porque sé que lo puedo resolver, sé que puedo hacerlo, tengo la capacidad. Siento confianza en mi estrategia porque tengo una bitácora con la evidencia de que es viable. Siento confianza en que tendré buenos resultados porque conozco la naturaleza del trading y sé que estadísticamente me irá bien en series de operaciones a lo largo del tiempo si me mantengo disciplinada y comprometida.

4. Visión y un nuevo estándar desde donde operar

Otra de las cosas que me ayudó enormemente a cambiar hábitos destructivos para mi capital y ser mejor trader fue aferrarme a la visión de la trader que quería ser.

¿Cuál es mi intención al hacer trading? ¿Por qué lo hago? ¿Qué es eso que me motivará a seguir adelante en las frustraciones?

El dinero es por supuesto la primera respuesta que llega a la mente, pero si reflexionas a fondo descubrirás que el dinero viene siendo el medio para lograr un fin. ¿Cuál es tu fin? El mío: libertad y vocación.

Libertad para estar con mi familia en cualquier parte del mundo sin tener que trabajar para nadie más sino para mí; viajar e ir a lugares que serían imposibles si me dedicara a trabajar para otra persona o empresa. Vocación porque no hay nada más triste que hacer algo que NO te apasiona el resto de tu vida.

El trading es mi pasión, lo supe desde el primer día, así que quiero sentirme así el resto de mi vida. Sentir que no es un trabajo, es un ‘hobbie’ que me da libertad y sentido.

En cuanto descubrí mi por qué, empecé a traer esa visión cada mañana. ¿Cómo es esa trader que alcanza esa libertad a través del dinero ganado en su actividad? ¿Qué debo hacer hoy para acercarme a esa trader que quiero ser?

Entonces imprimí las creencias y actitudes de los traders profesionales luego de leer el libro Trading en la Zona de Mark Douglas. Puedes verlas aquí.

Lo que hice con ellas fue leerlas antes, durante y después de mis operaciones. Esto me ayudaba a centrarme en lo importante y en lo que garantizaría que hoy diera lo mejor de mí para acercarme un paso a la vez a esa trader exitosa. Ese se convirtió en mi nuevo estándar desde donde operar.

Antes no tenía estándar, me dejaba llevar por lo que ‘aparecía’ en el mercado y trataba de atinarle a todo. Estaba completamente dispersa y desenfocada.

Esto me dio enfoque y claridad, pero más que eso, me dio una fuerza interna tan grande y arrolladora que me permitió superar mis mayores errores para dar paso a la consistencia.

¿Cuál es tu visión? ¿La tienes a la vista todas las mañanas? ¿Te aferras conscientemente a ella en momentos de reto?

5. Sistema de trading y especialización

El sistema de trading es un compendio de reglas de inversión al cual hay que respetar para lograr resultados. Para ampliar los detalles de qué elementos comprende un sistema de trading, entra al artículo Plan de Trading Ganador.

Puedes tener un sistema muy completo y detallado, pero si no lo aplicas con disciplina cada día, es como si no tuvieras uno. Y dentro de lo que convierte a un sistema de trading exitoso se encuentra, no solo la habilidad de ponerlo en práctica, sino la especialización.

De los errores más graves que cometen los traders principiantes es tratar de abarcarlo todo como hacía yo en algún momento. Aplicaba diferentes estrategias en distintos mercados y marcos temporales. Mezclaba incluso técnicas de trading. ¡También operaba 5 o más acciones!

Esto es como decir que quieres tener un negocio pero que quieres abarcar varias industrias y productos para ‘llegar a más gente y por lo tanto ser rentable’. Esto es un grave error.

La realidad es que en el trading mientras más general seas, peor te va. Esto sucede porque tu mente no se puede centrar en unas reglas claras y específicas cuando intentas hacer mucho a la vez. Tu atención se divide.

No solo tu atención se divide y te desgastas más, sino que la posibilidad de que te vuelvas realmente bueno en el trading disminuye. La razón es porque no estás dominando tu área de “expertise” (competencia).

Yo tenía mucho conocimiento en varias estrategias y formas de analizar el mercado, pero ese conocimiento en general no me servía si no me especializaba. Así que decidí especializarme en operar una sola acción, aplicar una sola estrategia, en un solo marco temporal y en una sola técnica de trading (day trading). Creo que mi cerebro me lo agradeció enormemente.

Como mi energía ahora estaba concentrada, pude enfocarme más, ser más disciplinada y hacer trading ya no era un estrés para mí. Por lo tanto los resultados empezaron a mejorar. El poder de la especialización es un requisito fundamental para convertirte en un trader rentable.

6. La realidad del mercado

Es además muy importante reconocer cuál es la realidad del mercado donde se está operando para no tener falsas concepciones que conlleven a resultados pobres. 

Esta es la realidad del mercado: 1) es neutral, 2) puede hacer cualquier cosa en cualquier momento, y 3) hay una gran diversidad de convicciones y variables jugando en él todo el tiempo.

El mercado es neutral aunque a veces pensemos que va en contra de nosotros o nos debe algo (profits). Es un lugar donde interactúan diferentes tipos de traders e inversionistas con diferentes posturas respecto a lo que hará el precio y lo mueven.

Cuando ves el mercado de esta manera, ya no lo personalizas cuando pierdes dinero ni es necesario sentir venganza ‘para recuperar’.

El mercado puede hacer cualquier cosa en cualquier momento porque existe una gran diversidad de convicciones y variables jugando en él todo el tiempo. 

Lo que quiero decir con esto es que así como existen traders allá afuera, hay sinfines de estrategias. Donde tú ves compra, otros ven venta. Si la mayoría ve venta, tú pierdes y viceversa.

Cuando entendí este concepto tan sencillo pero poderoso, ya no sentí ganas de aprender más técnicas ni estrategias. Fue el inicio de mi especialización.

La especialización me brinda efectividad y me permite aprovechar el mercado cuando mi análisis coincide con el ‘lado ganador’ y tener un plan de contingencia cuando no. La diferencia y el número de veces que pasa es lo que me da rentabilidad. Esta es la esencia de ganar en el trading.

Lo que impide ser rentables a la mayoría es que se pierden en la trampa del saber más para evitar perder. Vas a perder sepas mucho o poco, es parte del negocio. Entonces la clave de ganar está en la disciplina y la especialización de esas 3 o 4 cositas sencillas que sabes.

También te hablé de variables. Existen dos tipos de variables jugando en el mercado en todo momento. Estas son básicamente las que tú puedes controlar y las que no.

Las que puedes controlar son las variables de tu estrategia y sistema. Las que no, son las variables que interfieren en el mercado.

Las variables del mercado que no puedes controlar son las concepciones de qué hará el precio de otros millones de traders y las noticias/eventos que impactarán el mercado después de abrir tu operación.

Así que saber esto es un gran alivio porque te saca de la necesidad de querer aprender más y más estrategias. No hay nada que puedas aprender o hacer diferente para evitar perder dinero. Mientras más rápido aceptes la realidad del mercado, más rápido operarás objetivamente, sin emociones.

7. Las expectativas

Si hay una discrepancia entre lo que queremos (¡ganar!) y lo que el mercado ofrece (resultado que no queremos), las emociones entrarán en juego.

Y experimentar emociones como miedo, duda, codicia o sobre confianza impide que te desempeñes como un profesional y veas el mercado objetivamente. Si no ves el mercado objetivamente cometerás errores. Si cometes errores, no serás rentable.

Todos los errores que vas a cometer a nivel técnico y estratégico será por las emociones que experimentes. Si no hay emoción, entonces serás una máquina de trading.

Digamos que esta viene siendo la primera meta a alcanzar porque con ella viene lo demás.

Y una de las razones por la cual experimentamos emociones al operar es por las expectativas que tenemos.

Hay tres reglas importantes que debes interiorizar y acatar: 1) No tengas expectativas con operaciones individuales, 2) No esperes que el mercado te dé algo o haga algo por ti, y 3) no creas expectativas con ganar dinero como trader en X tiempo (fechas concretas)

Si quieres empezar a operar objetivamente (sé que sí) para convertirte en esa máquina de trading que gana consistentemente, empieza con quitarle peso a los resultados de las operaciones de manera individual.

Dado que hay una diversidad de variables jugando en el mercado en todo momento y que el mercado puede hacer cualquier cosa en cualquier momento, entonces ¿por qué esperar que esta operación que estás abriendo ahora mismo sea ganadora? Esto es una expectativa.

Para eliminarla piensa en estas variables que juegan todo el tiempo y que tu único trabajo es aplicar tu estrategia con disciplina, te guste o no el resultado que traiga esta única operación.

Siempre digo que al principio vamos a operar A PESAR de la emoción de ‘rayos, perdí dinero’. Es irrealista tratar de lograr la objetividad cuando apenas empezamos a operar en cuenta real.

Lo que hay que hacer es pensar en estas variables, confiar en este conocimiento y en tu estadística. Seguir adelante y no permitir que tu expectativa, que está latente, interfiera.

Debes aprender a pensar en series de 20, 50 o 100 operaciones. No en esta única operación. Esto se le llama el pensamiento en probabilidades (en el último punto de este artículo hablo sobre esto en detalle).

Tampoco esperes que el mercado haga algo por ti. Cuando esperas que esta operación sea ganadora es como si esperases que los demás cientos de miles de traders dejaran a un lado sus propios sistemas de trading para darte gusto.

Tú solo entras en este gran río a pescar como todos. Para hacerlo tienes que tener unas reglas y aplicarlas. Unos pescarán y otros no, pero nadie te debe nada.

Mucho menos crees expectativas con ganar cierta cantidad de dinero en seis meses o un año. A menudo escucho a traders decir que esperan ser rentables en seis meses y no puedo sino desearles suerte.

No te impongas fechas límites porque no sabes cuánto tiempo necesites para dominar esta profesión. No sabes cómo te irá, cómo lo enfrentarás.

Solo ten una visión a largo plazo y crea pasos de acción para el día de hoy que te acerquen a cumplirla, como aplicar el sistema con confianza o perder la cantidad que debas perder para proteger tu capital.

Esto es mucho más efectivo que hacer cuentas alegres con dinero que no sabes si vas a ganar en ese tiempo específico. No te pongas esta carga encima porque es demasiado pesada.

Elimina tus expectativas y limítate a jugar el juego lo mejor que puedas porque no hay nada más doloroso que una expectativa no cumplida.

8. Los principios del entorno probabilístico

Para lograr hacer un trading objetivo, libre de emociones, es imprescindible empezar a entrenar la mente para pensar en probabilidades.

¿Qué quiere decir pensar en probabilidades? Significa que cualquier estrategia, simple o compleja, provee unas métricas que se pueden prever en el tiempo siempre que se apliquen sus reglas con constancia y disciplina. 

Esto varía de estrategia en estrategia, pero cada una tiene un número de efectividad. Por ejemplo, tu estrategia puede darte 5 operaciones ganadoras de una serie de 10, lo cual corresponde al 50%. Ese es tu número de efectividad.

Dado que la mitad de las veces vas a perder dinero por simple estadística, entonces no hay por qué cambiar las reglas del sistema en cuanto se pierde dinero. No tiene sentido.

Esto puede leerse demasiado simple y lógico, pero no lo es. A menudo los traders luchan por mantenerse disciplinados y comprometidos con una sola estrategia en gran parte porque buscan la forma de minimizar esa pérdida. Para mí esto es como desechar la gallina de los huevos de oro.

Para entrenar la mente a pensar en probabilidades, debes desapegarte del resultado de cada única operación y verla dentro de un gran cúmulo de operaciones.

También debes abrazar la idea de que ningún resultado individual está garantizado dado a las variables que no se pueden controlar que vimos anteriormente. Esto te permite aceptar la aleatoriedad de tus resultados.

Sin embargo, a pesar de que hablamos de aleatoriedad y probabilidad en cada operación, esta misma aleatoriedad en series de operaciones – en el tiempo- te dará una fiabilidad estadística gracias a las variables que sí puedes controlar. Estas son las variables que te darán consistencia y rentabilidad.

Conclusión

Estos son los puntos más importantes que viste en este artículo para poder dar un salto cuántico en tus resultados:

-Dar un salto cuántico en resultados es algo simple pero a la vez muy desafiante: pasar de perder dinero consistentemente a dejar de hacerlo e incrementar el capital gradual y sistemáticamente en el tiempo.

-El salto cuántico empieza en un cambio de mentalidad, desempeño y sobre todo actitud para lograr el primer y gran resultado: dejar de perder consistentemente y empezar a ganar sistemáticamente; cosa que no hace el 90% de los traders.

-Tu primer paso es tener claridad. Descubre qué quieres hacer (y dejar de hacer) y por qué. Debes empezar a ser fiel a tu propio camino. Reconoce qué te abruma, qué te desenfoca, qué te distrae y qué comportamientos son nocivos para tu crecimiento.

-Conocer tu etapa actual y las prioridades de esta etapa es fundamental para lograr un progreso natural y sostenible. Identifica tu etapa y lleva a cabo las actividades que son tu prioridad.

-Necesitarás aprender dos competencias. La competencia técnica que representa solo el 20% del trabajo del trader (el qué) y las competencias mentales que representan el 80% (el cómo). De igual forma, dedícales esa proporción de porcentaje en energía y tiempo.

-Crea la visión del trader que sueñas ser y aférrate a ella. ¿Cuál es tu intención al hacer trading? ¿Por qué lo haces? ¿Qué es eso que te motivará a seguir adelante en las frustraciones?

-Puedes tener un sistema muy completo y detallado, pero si no lo aplicas con disciplina cada día, es como si no tuvieras uno. Y dentro de lo que convierte a un sistema de trading exitoso se encuentra, no solo la habilidad de ponerlo en práctica, sino la especialización. ¡Especialízate y simplifica!

-Comprende la realidad del mercado: es neutral, 2) puede hacer cualquier cosa en cualquier momento, y 3) hay una gran diversidad de convicciones y variables jugando en él todo el tiempo. Cuando aceptas esta realidad estarás operando más objetivamente.

-Hay tres reglas importantes que debes interiorizar y acatar: 1) No tengas expectativas con operaciones individuales, 2) No esperes que el mercado te dé algo o haga algo por ti, y 3) no creas expectativas con ganar dinero como trader en X tiempo (fechas concretas)

-Para lograr hacer un trading objetivo, libre de emociones, es imprescindible empezar a entrenar la mente para pensar en probabilidades. Debes abrazar la idea de que ningún resultado individual está garantizado dado a las variables que no se pueden controlar. Sin embargo, esta misma aleatoriedad en series de operaciones – en el tiempo- te dará una fiabilidad estadística gracias a las variables que sí puedes controlar.


¿Quieres profundizar aún más en el entrenamiento de tu mente para lograr ganancias recurrentes y sostenibles como trader?

Únete hoy al Salto Cuántico: De trader aficionado a profesional en 90 días.

La serie de 10 entrenamientos diseñados para que des el salto cuántico en 90 días a nivel de mentalidad para convertirte en un trader profesional que domina el trading con confianza y obtiene una curva de capital ascendente.