Saltar al contenido

¿Por qué la consistencia te elude?

¿Por qué la consistencia te elude?

Autor: Vicens Castellanos

¿Sientes que estás cerca de la consistencia? ¿Notas que el dinero está cerca de tu mano aunque te elude, pero que estás muy cerca de lograrlo? ¿Crees que lo tienes casi todo, pero hay algo que se te escapa, que si lo tuvieras ya lo habrías logrado? Ya serías un trader consistente. Aunque por otro lado tu cuenta dice lo contrario, dice que no eres consistente, que no logras ganar de forma regular. Tu mente crea la ilusión de haberlo logrado, pero tu cuenta es despiadada y habla de otra realidad: no ganas. ¿Que se interpone entre tú y la consistencia? ¿Es el sistema o eres tú? Si fuera el sistema sería fácil, ¿verdad? Lo cambias y ya está. Si eres tú, la cosa se complica porque en este caso ¿cómo vas a cambiar? Si eso es posible, ¿en qué dirección lo harías y lo más importante cómo podemos saber dónde está realmente el error?

Para poder operar con éxito necesitas cumplir dos requisitos: 1) disponer de un sistema que te permita poner las probabilidades a tu favor y 2) aplicar dicho sistema. Aprender un sistema es algo relativamente sencillo y está al alcance de cualquier trader comprometido. Aplicar dicho sistema es otra cosa. Muchos traders ganan con una cuenta en simulado sin la presión que despierta arriesgar su dinero, sin esa presión son capaces de aplicar el sistema y los resultados llegan, pero cuando se mueven a real toman operación negativa tras operación negativa y terminan fracasando. ¿Cómo puede ser eso? ¿Ha cambiado el mercado? Generalmente los que han cambiado han sido ellos con una cuenta en real cuando las pérdidas toman una nueva dimensión.



Las emociones suelen llevar al operador a cambiar lo que estaba haciendo, pierde la paciencia y siente la necesidad de perseguir el precio y fuerza sus entradas, sale antes de que el precio llegue al objetivo que había establecido para tomar beneficios, aumenta los stops o los ajusta demasiado para no perder, busca un beneficio excesivo y el precio se gira en su contra y luego se venga de las operaciones con un resultado negativo o duda y se paraliza a la hora de ejecutar una entrada, aumenta el riesgo, opera con sobre apalancamiento, toma operaciones por aburrimiento o porque está cerca del cierre de la sesión y aún no ha hecho nada bueno ese día o se enfada por haber perdido una oportunidad o por perder dinero, se salta el trading plan una y otra vez y lo modifica y lo cambia y luego se machaca y se culpa por no ser disciplinado. Sabe lo que debe hacer para ganar, pero no es capaz de hacerlo y por más buenas intenciones que tenga, por más que lo intente no consigue mejorar su desempeño y ser consistente en el tiempo y vuelve una y otra vez a cometer los mismos errores.

Si es afortunado y sincero tal vez se reconozca a sí mismo como el obstáculo sobre el que hay que trabajar, pero habitualmente esto no es así y la mayoría de traders buscan la solución a sus problemas en el lugar equivocado y comienzan a añadir cambios en el sistema, cambian de mercado, añaden indicadores, operan en gráficos diferentes, como si un cambio externo fuese a resolver un problema interno. La sensación es que el dinero está muy cerca, pero la realidad como hemos dicho es que sus cuentas reflejan su fracaso. Este es un sentimiento común en los traders y nos dice algo muy importante. Tienes una mente que está cableada literalmente para buscar la certidumbre y que has heredado de tus antepasados, una mente perfectamente preparada para hacerte sobrevivir en otro tipo de entorno, una mente que no sirve para hacer trading. La mente con la que has llegado al trading es el obstáculo que te aleja de la consistencia.

No puedes ganar en esta profesión mientras no te des cuenta de que el tipo de mente que necesitas en el mercado es una mente que abrace la incertidumbre, que se mueva en un mundo de probabilidades. Justo lo contrario de la mente que llevamos de serie. Buscamos la certidumbre, buscamos el control, el saber lo que sucederá, el predecir, pero el trading se desarrolla en un mundo basado en la indeterminación. ¿Como sabemos eso? Fácil. ¿Has dudado alguna vez al tomar una operación o al contrario has entrado impulsivamente persiguiendo el precio? ¿Has movido tus stops de protección o has salido antes de tiempo? Si es así tu mente no está lista para ganar. Dudas porque no abrazas la incertidumbre y lo que eso implica. Buscas seguridad, buscas control, pero tras cierto nivel de confirmación que debe estar especificado en tu sistema dudar indica un error de comprensión en el mercado. No dudas, ejecutas. Has perseguido al precio, otro error que implica que no aceptas la incertidumbre. ¿Imaginas a una leona observando a su presa y comenzando a correr y luego dudar? ¿Imaginas a una leona persiguiendo a una presa una vez ya está fuera de su alcance? La leona optimiza sus recursos y tú también debes de hacerlo. ¿Has movido tus stops o te has precipitado al salir? Eso quiere decir que no aceptas la indeterminación del trading. El stop está determinado por tu gestión del riesgo y si lo mueves demuestras que no lo aceptas y si sales antes de tiempo no quieres perder esa operación y que vaya en tu contra, así que invalida su ventaja, proteges antes de tiempo, el precio te barre y te quedas fuera, no aceptas las reglas del mercado y así te será imposible ganar.



No estás aquí para enseñarle nada al mercado ni para demostrar tu valía, tu tenacidad o tu capacidad de lucha. El mercado funciona con unas reglas distintas que debes interiorizar y por las que debes regirte. No importa lo duro que creas que eres, no lo eres para el mercado, el mercado te hará tragar tu arrogancia sin dudar. Que sigues de pie, pero no has aprendido, te dará otra lección y otra y otra hasta que te vayas a tu casa con los sueños de grandeza por los suelos o hasta que te arruine, pierdas la cordura y abandones. No puedes forzar al mercado a que te respete o que te tenga en cuenta, o que sea considerado. No importa lo que te esfuerces, ni lo buen estudiante que seas, ni tu dedicación, ni las horas de pantalla. El mercado es inmune a tus súplicas, tampoco puedes seducirlo con tus encantos. Eso tal vez te haya ayudado en otras áreas de tu vida, pero no te va a servir de nada como trader y no debes sentirte mal por eso. Seguramente has sido exitoso en otras muchas áreas de tu vida, tienes atributos y cualidades personales y profesionales que son interesantes en el mundo en que vives, que no sirven para enfrentarte a los mercados. Cuando antes lo reconozcas, antes estarás en disposición de trabajar en la dirección adecuada: la interior.

Debes trabajar sobre ti mismo, sobre la mente con la que llegas al mercado. Debes desarrollar una mente capaz de moverse con habilidad en un entorno diferente, un entorno basado en probabilidades. El problema es que cuanto más fuerte seas, cuanto más tenaz y más seguro de ti mismo estés más tardarás en rendirte a esa verdad. Mientras tengas energía,confianza y dinero buscarás la solución fuera de ti porque es lo que parece más sensato aunque eso sea erróneo. Cuanto más capital tengas peor porque más tendrás que perder hasta que el sufrimiento sea suficientemente grande como para que estés motivado a buscar en la dirección correcta. Cuanto más éxito profesional hayas tenido en otras áreas peor también porque construirás una confianza en tus posibilidades que no te servirá de mucho en los mercados. Lo que te ha llevado al éxito profesional no te llevará al éxito.

Como trader debes superar eso, pero probablemente estés demasiado apegado a esas cualidades. Lo mismo te digo si has sido un deportista de éxito. Confías en aguantar el sufrimiento que haga falta, tu vida te ha enseñado que la recompensa llega tras el dolor así que estás dispuesto a ir un paso más allá y luego otro y luego otro. Aguantas un golpe y otro y otro más, pero lo que te ha llevado al éxito deportivo no te llevará al éxito en el trading. Los mercados nada saben de tu esfuerzo, de tu prestigio, de tu valor. Esos son atributos para otro mundo, pero para el trading te hacen falta nuevas formas de pensar y cuando antes te rindas’ a tus puntos fuertes antes estarás en disposición de moverte en la dirección correcta. Puedes vivir en la fantasía de que estás tocando las monedas de oro con la punta de los dedos, pero créeme no estás cerca de la consistencia a menos que estés cerca de cambiar las ideas con las que has llegado al trading.


¿Por qué la consistencia te elude?
4.8 (96%) 5 votes
error: El contenido está protegido !!